miércoles, agosto 31, 2016

Un año sin Oliver Sacks.



Se cumple un año del fallecimiento del Dr. Oliver Sacks, escritor y neurólogo británico que gracias a sus escritos de divulgación científica nos aproximó a las maravillas y los enigmas del cerebro humano. El Dr. Sacks era una persona con un impulso irrefrenable por escribir, y que mejor que sus libros versaban sobre su especialidad, el cerebro humano, y como cualquier pequeña variante en la manera de procesar de nuestra mente puede dar lugar a cambios significativos en nuestra forma de vida. De esa manera, por ejemplo, en su libro “Un antropólogo en Marte” nos presenta el caso de Temple Grandin, una mujer diagnosticada con autismo de alta funcionalidad que, a pesar de sus dificultades iniciales en el habla y sus problemas sensoriales fue capaz de acceder a la educación universitaria y convertirse en una experta en comportamiento animal.
Irónicamente, su capacidad de observación le permitía comprender el comportamiento del ganado vacuno, pero su síndrome le complicaba entender muchos de los patrones del comportamiento social de los seres humanos. De allí que Grandin llegara a expresar que convivir con otras personas en ocasiones se hacía “sentir como un antropólogo en Marte”.
Libros del Dr. Oliver Sacks.
A lo largo de sus libros llegamos a conocer casos asombrosos de como diversos síndromes o lesiones cerebrales pueden causar anomalías en nuestra estructura neuronal y de allí cambios en nuestra personalidad, comportamiento o percepción. Como el caso de aquel artista que vio drásticamente trastornada su vida cuando a raíz de un problema cerebro-vascular dejó de percibir los colores y toda su visión era en tonos de gris. O el jornalero que sobrevivió a una barra de acero que atravesó su cráneo, pero a raíz de la cual su personalidad perdió toda empatía con su prójimo. Y así muchos casos más. Como la persona que nunca más pudo atravesar una calle porque su mente perdió la capacidad de evaluar la distancia y velocidad de los vehículos. O que decir del señor que sólo podía reconocer a su esposa cuando portaba un sombrero en específico. 
Lo interesante de cada uno de los casos presentados por Sacks es que era investigado científicamente hasta encontrar donde estaba el fallo en las funciones neuronales del paciente. Los casos ayudaron a sentar precedentes en la ciencia neurológica para abrir nuevas rutas de investigación. Y de paso, los libros de Oliver Sacks se han convertido en la mejor referencia para entender y apreciar mejor la asombrosa máquina que es el cerebro humano.

Algunos de sus libros:
  • Despertares.
  • Un antropólogo en Marte.
  • Alucinaciones.
  • El hombre que confundió a su mujer con un sombrero.
  • Diario de Oaxaca.
  • El tío Tugsteno.
  • Migraña.
  • La isla de los ciegos al color.
  • Musicofilia.

Mas sobre la obra de Oliver Sacks:

martes, marzo 29, 2016

CAP Journal #19 disponible

Una de las revistas astronómicas que sigo con mucha devoción es "Communicating Astronomy with the Public Journal" (también conocida como CAP Journal). Este es un esfuerzo editorial del la Unión Astronómica Internacional para fomentar la difusión de la astronomía en el público. La revista es totalmente gratuita y esta disponible en versión impresa o en linea.

Si tu eres miembro o representante de algún club o sociedad astronómica, puedes solicitar el envío de la revista impresa (la cual en Latinoamérica la hacen llegar desde las oficinas de la ESO en Chile). Puedes suscribirte para ser notificado cuando sale la publicación, y entonces acceder a la página para descargar la revista en formato PDF (alta o baja resolución) o leerla en linea. También puedes acceder para descargar los números anteriores en formato PDF.

La pagina del  CAP Journal te da muchas opciones de visualización. Puedes, por ejemplo, observar el indice de la revista, un resumen de cada colaboración, y acceder a un PDF individual de cada articulo.

Este numero hacen una cobertura especial a la espectacular misión de la sonda Rosetta que actualmente explora el cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko.

Descarga el numero actual en PDF:
Baja resolución (2.8 MB)Alta resolución (21.7 MB)

jueves, enero 28, 2016

30 años de la tragedia del Challenger.

Hoy se cumplen 30 años de la explosión del Transbordador Espacial Challenger. En un tiempo en donde los vuelos espaciales se habían convertido en algo cotidiano, y había confianza que pronto estaría disponible para el hombre en común, sobrevino el desastre. A escasos 73 segundos de haber despegado, y con una tripulación de 7 astronautas, el Shuttle estalló ante las miradas de miles de espectadores en Cabo Kennedy, y millones que también observaban por televisión. La lección fue clara: En un artefacto tan complejo, a pesar de su operación cotidiana, jamás debe de exagerarse la confianza en las medidas de seguridad, control y supervisión.

Aún recuerdo ese día. Eran tiempos en que los lanzamientos espaciales eran transmitidos en vivo por la televisión. Desde el primer vuelo del primer transbordador espacial, el Columbia, yo había visto casi todos los lanzamientos. Pero ese día no lo pude ver en vivo pues el lanzamiento fue en la mañana cuando yo estaba en clases en la secundaria. Cual es mi sorpresa cuando mi papá pasa a recogernos al colegio y me dice: "el Challenger explotó durante su lanzamiento, se vió como ascendía, y de pronto explotó, su columna de humo se transformó en una especie de escorpión retorciéndose al viento". No lo podía creer. Ya ni pregunté por la tripulación. Yo tenía entonces 13 años, y sabía que con una explosión así no había posibilidad que los astronautas sobrevivieran. Recuerdo que tras ver las imágenes en la televisión derrame algunas lágrimas. Algunas por los astronautas (una de ellas iba a ser la primera maestra en el espacio), pero también porque eso significaba un duro golpe para los vuelos espaciales, que seguramente serían suspendidos por largo tiempo.
https://es.wikipedia.org/…/Transbordador_espacial_Challenger