jueves, enero 19, 2012

¿El wifi es peligroso para la salud?

Ya hace algunos años algunos movimientos empezaron a protestar por la instalación de antenas de telefonía celular, y su alegato en contra de ello era que "las radiaciones de esas antenas son perjudiciales para la salud". Lo mismo alegaron sobre nuestros teléfonos celulares. "El uso del celular puede originar la aparición de tumores en el cerebro", alegaron. Por supuesto, se hicieron estudios en laboratorios y se descubrió que ese postulado no era cierto. Ahora ha llegado el turno a las antenas de internet inalambrico. Y se ha llegado incluso a solicitar que sean retiradas de escuelas, universidades y espacios públicos por sus "peligrosidad para la salud".
Sobre este tema, me encontré una colaboración muy buena de Luis Alfonso Gámez en el programa de radio "Asuntos Propios" que se transmite en España y que también puede escucharse en formato podcast en internet. Luis Alfonso Gámez es el presentador del programa de TV "Escépticos" que se transmite en ETB2 el cual recomiendo ampliamente. Además es un gran impulsor de la divulgación científica y el combate a las pseudociencias.

Aquí tienen el enlace para escuchar directamente su aportación sobre el mito de que las emisiones wifi son peligrosas para la salud.
http://www.rtve.es/alacarta/audios/asuntos-propios/asuntos-propios-wifi-peligroso-para-salud/1291043/

2 comentarios:

.Joan Carles López dijo...

Como experto en contaminación electromagnética veo que cada día que pasa, las personas estan más afectadas, son las que viven en un entorno inalámbrico, la tecnologia va por un camino que en el cual no quiere llevar el cable como amigo porque molesta y es antiguo , y ha decidido que funcione inalambricamente, sin pensar que hay espacios muy saturados, y las personas visitan más a menudo al médico, el wimax, wifi penetrante, a través  de arboles, muros, montañas, y cuerpos húmanos, consecuencias, el tiempo dirá, el cáncer es el número uno en aumento últimamente seguido de la leucemia, da que pensar no, no estudiamos, ni investigamos si es inocuo, solo se busca obtener beneficios rapidamente , tiempo al tiempo ya que el 31 de mayo de 2011, la OMS / Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) clasificó los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como posiblemente cancerígeno para humanos (Grupo 2B), en base a un mayor riesgo de glioma, un tipo maligno de cerebro cáncer1, asociados con la tecnología inalámbrica uso del teléfono. Esto es consecuencia de la clasificación de los campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja en 2002 por la OMS / Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) como posible cancerígeno para los seres humanos (Grupo 2B) basados ​​en un vínculo entre la leucemia infantil y las líneas eléctricas. Estas determinaciones van cambiar el debate de si los campos electromagnéticos artificiales son seguros “, más información en
http://www.gigahertz.es/estudios__de_telefonia_inalambrica.html

Jesus Gerardo dijo...

Hola Joan. Gracias por tu aportación, la cual considero valiosa para formarse un criterio al respecto de tan polémico tema. No hay mejor forma de acercarnos a la verdad que tener oportunidad de leer las argumentaciones de los puntos de vista opuestos entre si.
En lo particular creo que la definición del tema no puede prolongarse mucho, puesto que hablamos de un elemento que hablamos de elementos que son medibles físicamente. Por supuesto el estudio de la radiación electromagnética y sus posibles efectos en el organismo es un punto que seguirá a debate por un rato. Pero ese debate debe llegar a un punto final tarde o temprano. Mientras tanto habrán publicaciones a favor y contra. Y no es que la ciencia se contradiga. Simplemente la ciencia es hecha por científicos que son humanos. Y los humanos a veces se conducen por razones ajenas a la verdad. Sin embargo el método científico es nuestra gran herramienta para llegar a la verdad. La gran ventaja de la ciencia es que no hay verdades autoritarias, todo postulado está a debate. Y de ese debate, las hipótesis solo pueden tener dos destinos: ser rechazadas como improcedentes o confirmadas como una realidad o un hecho científico.