viernes, mayo 22, 2009

Sin no hay club astronómico en tu localidad...¿por qué no fundar uno?

astronomy_lab_6db59 La astronomía no solo es una ciencia, sino también una afición. El problema es que es una afición muy distinta a cualquier deporte, a coleccionar objetos o a realizar manualidades. No. La astronomía es una afición que a ratos puede parecer ingrata. Atrae la atención momentánea de la gente pero pocos son los que la siguen con pasión. Peor aún cuando puede ser una afición cara. Los instrumentos de observación, los mapas, los libros son escasos en nuestra región iberoamericana y por lo regular los que existen son bastante costosos. Todo ello da lugar a que los aficionados sufran el síndrome de Robinson Crusoe. Se sienten como náufragos en una isla solitaria, y sin nadie con quien compartir su pasión.

La verdad es que este sentimiento es muy subjetivo. En cualquier lugar del mundo siempre hay “mas de un” astroaficionado. El reto es ubicar a nuestros compañeros de afición. ¿Pero como ubicarlos?

Los métodos pueden ser diversos.

Uno de los más sencillos es el llamado fenómeno “del sexto nivel”. Hay una hipótesis social que dice que cualquier persona del planeta puede ser fácilmente contactable tras seis contactos. Imaginemos por ejemplo: soy aficionado a las novelas de Arthur C. Clarke y me encantaría entrar en contacto con él. Pues bien, yo tengo un amigo que tiene un primo que es critico literario, éste a su vez es compadre de un traductor de obras quien trabaja por encargo para la editorial que publica a Clarke, el jefe de edición de esta editorial – para la cual trabaja el traductor – tiene contacto profesional con el agente literario de Arthur C. Clarke. En otras palabras, no importa que Clarke viva aislado en Sri Lanka, siempre será posible ubicarlo mediante una relación social hasta sexto nivel.

¿Pero como emplearemos este método a nuestro favor? El primer paso siempre será el más importante: que la gente conozca tu afición a la astronomía y que te gustaría entrar en contacto con otras personas que compartan tu mismo interés. Si tus amigos, vecinos y familiares conocen de tu afición, no faltará quien llegue a comentar: “fíjate que yo tengo un amigo que también le gusta la astronomía”. Si esto sucede, nuestra búsqueda empezará a rendir frutos sin necesidad de grandes esfuerzos.

Intentemos otra estrategia, en la cual también podemos recurrir a nuestro anterior método. Desde hace años elabore varios juegos de tarjetas de presentación con mi nombre, numero de teléfono y celular (o “móvil” como le dicen en España), así como mi correo electrónico y pagina de internet. La tarjeta incluye el logotipo de la Sociedad Astronómica de la Laguna, y bajo mi nombre el titulo “Divulgador Astronómico”. Ahora en todos los eventos astronómicos que asisto en el país, así como en las actividades publicas que hacemos entrego dichas tarjetas a la gente. A raíz de ello, la gente tiene manera de localizarme y por ello nuevos aficionados se han puesto en contacto conmigo, y obviamente el club astronómico al que pertenezco se ha visto beneficiado con nuevos miembros.

Aprovecha dicho método y pronto verás los resultados. No es necesario mandar imprimir cajas y cajas de tarjetas a una imprenta. Muchos programas como Microsoft Publisher y distintos asistentes de impresión traen opciones para que puedas diseñar e imprimir tarjetas de presentación con tu impresora de inyección de tinta. Compra papel opalina en tamaño carta e imprime las tarjetas en ellas, incluso para que las tarjetas puedan conservarse en mejor estado puedes aplicarles encima hojas de polietileno adhesivo. Da a conocer tu afición a tus amigos, parientes y conocidos, reparte con ellos tus tarjetas de presentación donde bajo tu nombre diga “astrónomo aficionado” y seguramente al cabo de algunos días o pocas semanas tu esfuerzo obtendrá frutos una vez que las tarjetas empiecen a cambiar de manos.

¿Tienes telescopio?¿O acaso alguna serie de diapositivas astronómicas interesantes? ¡Perfecto! Que tal si organizas entre tus conocidos una velada astronómica. A todo mundo le encantaría observar el cielo por telescopio, si se trata de la Luna o Saturno tanto mejor. Ni que decir de proyectar algunas transparencias de planetas del sistema solar o fotografías del universo. Mucha gente se ve atraída por esta ciencia por las imágenes astronómicas que se observan en libros, revistas o documentales. Con esta actividad podrás atraer a algunos semejantes a ti.

No necesitas reunir muchos aficionados para empezar nuevas actividades. Con dos o tres personas que te sigan en tu hobby será suficiente. Pueden reunirse una vez al mes o cada quince días para realizar observaciones, o presumirse sus nuevas adquisiciones alrededor de una mesa de café o algo así. Nuestro siguiente paso será investigar si en nuestra localidad existe algún club astronómico donde puedan asistir. Si el grupo astronómico es atractivo para ustedes, no lo piensen más. ¡Afíliense, han llegado al sitio indicado! Un grupo astronómico siempre será un oasis, un paraíso para el astroaficionado. Allí encontraran decenas de personas con las mismas inquietudes. Gozaran mejor las actividades y observaciones, y de paso entre todos podrán solventar algunos gastos como es la compra de telescopios, libros, suscripciones de revistas y otros productos.

Por supuesto que también puede ocurrir que el club astronómico existente no sea el adecuado. Hay muchos grupos astronómicos que, lejos de ser “sociedades”, son dirigidos por algún autócrata que tiene “secuestrado” al grupo. Donde solamente sus decisiones sean las correctas y las opiniones de los miembros no cuenten para nada. O también que sea un grupo cerrado donde lejos de buscar la difusión de la astronomía entre la comunidad, la ciencia de Urania solo sea un pretexto para tener un club elitista. O no falta el club donde la actividad y el entusiasmo esta totalmente muerto, se reúnen cada vez que pueden – cada dos o tres meses – y nunca hay motivación que evidencie que las cosas van a mejorar.

En ese caso será mejor fundar nuestro propio club astronómico.

Pero que no cunda el pánico. La misión no es tan titánica como parece. Dice un dicho que toda gran travesía empieza con un solo paso. De la misma manera es formar un club de astronomía.

No requieres gran cantidad de colaboradores o dinero para llevar a cabo tu sueño. Solo motivación y convocatoria.

Para despejar el escepticismo que el lector pueda tener voy a relatar mi experiencia personal.

observatory_11586 La Sociedad Astronómica de la Laguna (SALAC), de la cual soy miembro fundador empezó prácticamente en una charla de café con tan solo tres o cuatro personas. Allí se forjó la idea de fundar un club astronómico y se puso en marcha. ¡Y vaya que esos pocos entusiastas lograron mucho!

En la actualidad, la SALAC tiene más de 15 años de trabajos ininterrumpidos promoviendo la astronomía en la comunidad en coordinación con los medios de comunicación locales y en continuo contacto con otras agrupaciones astronómicas de México. Cuenta con una membresía que va de los 30 a 60 socios, la asistencia de sus conferencias va de los 40 a 120 personas, y ha organizado campamentos astronómicos con asistencias que van de los 100 a 300 asistentes. Por si fuera poco ha sido la matriz formadora de nuevos conferencistas y astro fotógrafos que están logrando reconocimiento en el ámbito nacional.

Si me preguntas si valió la pena el esfuerzo de ese trío de astroaficionados que soñó en un club astronómico mientras se deleitaban con un café mi respuesta es contundentemente afirmativa.

A la fecha, he tenido la oportunidad de visitar y ponerme en contacto con diversos grupos astronómicos. He recabado experiencias sobre su formación, así como los problemas y soluciones que se van presentando con el devenir de nuestra actividad. Todo ese material acumulado me ha resultado sumamente revelador al grado tal que en la actualidad estoy concentrando mis energías en asesorar a la formación de nuevos clubes astronómicos y en la medida de lo posible hacer sugerencias para un mejor desempeño de los ya existentes.

Como un punto adicional en este esfuerzo, he elaborado una pequeña guía de como formar un grupo astronómico que fué publicado en dos partes a partir del numero 10 de la revista “Astronomía Digital”. Mi artículo “Como fundar un club astronómico y no morir en el intento” espero sea útil para todos aquellos que alguna vez han compartido con nosotros este sueño. Posteriores ampliaciones del contenido de estos artículos los podrás encontrar aquí en “MegaCosmos Tu guía al Universo”.

De la misma forma cualquier inquietud que pueda surgir alrededor de este concepto estoy en total disposición de los lectores que gusten ponerse en contacto conmigo.

Juntos haremos que la astronomía sea una afición al alcance de todas las poblaciones de Iberoamérica.

Jesús Gerardo Rodríguez Flores.

jgerardo72 @ gmail.com

No hay comentarios.: