jueves, noviembre 03, 2005

El Hubble descubre dos nuevas lunas alrededor de Plutón

El hallazgo refuerza la categoría de planeta del «mundo» más pequeño de todo el Sistema Solar

L M. Ariza

Madrid- El telescopio Hubble, condenado a muerte por la NASA y que dejará de funcionar correctamente a partir de 2006 por falta de recambios, ha descubierto dos serios candidatos a convertirse en satélites del noveno planeta, Plutón, por lo que el hermano pequeño del Sistema Solar tendría tres lunas y no la única conocida hasta el momento, Caronte. Ocurrió entre el 15 y el 18 de mayo. Astrónomos del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad John Hopkins (EEUU) usaron el aparato para descubrir dos cuerpos pequeños, de entre 60 y 150 kilómetros, que giraban con respecto a Plutón en sentido contrario de las agujas del reloj. De forma temporal, las nuevas «lunas» se denominaron P1 y P2. «Plutón y Caronte no están sólos, tienen nuevos vecinos», indicó a Ap el astrónomo Hal Weaver, miembro del equipo.
Es sorprendente que un planeta tan pequeño tenga más de una luna. Plutón tiene 2.274 kilómetros de diámetro, mientras que el de la Tierra es 5,2 veces mayor, con un sólo satélite.
Los dos nuevos cuerpos están mucho más alejados de Plutón, por lo que giran a su alrededor con más lentitud. Y su brillo, de acuerdo con los cálculos, es miles de veces menor en orden de magnitud que el que despide el planeta. Las fotos fueron captadas por la Cámara Avanzada para realizar muestreos que tiene el telescopio. En ellas, se puede comprobar como Plutón es el elemento más brillante, con Caronte a su derecha. Los dos elementos que también brillan y que representan las nuevas lunas lo hacen más débilmente, por lo que sus imágenes tuvieron que ser construidas con exposiciones de larga duración. Se trata de cuerpos tan nimios que no pueden ser captados de forma normal en una instantánea.

¿Son auténticas lunas? En opinión de Keith Noll, astrónomo del Instituto del Telescopio Hubble de Baltimore, el hallazgo es «convincente», recoge Ap. Al pertenecer Plutón al cinturón de Kuiper (una franja de escombros espaciales que se ubica más allá de los planetas más exteriores del Sistema Solar) y disponer de dos lunas más, el debate sobre si se trata o no de un nuevo mundo quedaría apartado. Hay dos puntos a su favor. Los últimos hallazgos apuntan a la existencia de cuerpos mucho más alejados de Plutón, más grandes como él y que alcanzarían la categoría de décimo planeta, pero existe cierta resistencia de la comunidad astronómica a catalogarlos como tales debido a su lejanía (el último, descubierto en julio, está a más del doble de distancia de Plutón al Sol).
Y si se añade que, de esos cuerpos, Plutón es el único con satélites, su imagen de último planeta quedaría reforzada (a pesar de que a Mercurio y Venus no se le conocen satélites, y no por ello no dejan de ser planetas).
Tras ser descubierto en 1930, Plutón siguió en el más absoluto de los misterios. Nunca ha sido visitado por una nave espacial. Por ello hay una nueva misión, «New Horizons», que tratará de solventar esta carencia con su partida, prevista para 2006.
Pagina del Telescopio Espacial Hubble.