jueves, agosto 26, 2004

Pequeño telescopio descubre nuevo planeta gigantesco

WASHINGTON (Reuters) - Un pequeño telescopio ha detectado un gigantesco planeta alrededor de una estrella lejana mediante una técnica que podría dar inicio a una nueva fase de descubrimientos planetarios, dijeron el martes científicos.
Un telescopio con un diámetro de 10,16 centímetros -el tamaño aproximado de los que usan los astrónomos aficionados en el patio o la azotea de sus casas- detectó la luz intermitente de una estrella brillante a unos 500 años luz de distancia.
Un año luz equivale a alrededor de 10 billones de kilómetros y es la distancia que recorre la luz en un año.
La intermitencia luminosa sugirió la presencia de un planeta grande que bloqueaba de manera regular una pequeña porción de la luz a medida que pasa entre la estrella y la Tierra. Posteriormente, el telescopio Keck I en Hawai, que tiene un diámetro de 10 metros, confirmó el hallazgo.
Más de 100 de esos planetas que circulan alrededor de una estrella han sido detectados en la última década, pero en su mayor parte el descubrimiento se ha producido tras observar el centelleo de la luz, lo que suele indicar que hay un planeta cercano.
El telescopio pequeño que halló a este último planeta es parte de una red de instrumentos modestos, llamada Sondeo Trasatlántico de Exoplanetas (TrES, por sus siglas en inglés), diseñado para buscar planetas específicos alrededor de estrellas brillantes, dijeron los científicos a través de un correo electrónico.
Un comunicado del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica dijo que el nuevo hallazgo "demuestra que se está en la cúspide de una nueva era de descubrimientos planetarios."
El nuevo planeta, llamado TrEs-1, es un gigante gaseoso del tamaño aproximado de Júpiter y se halla en la constelación de Lyra.
Completa su órbita alrededor de una estrella una vez cada tres días a una distancia de 6.437 millones de kilómetros, un tramo mucho más reducido que el que separa al planeta Mercurio de nuestro sol, lo que provoca una temperatura superior a los 815 grados centígrados.
"El descubrimiento demuestra que incluso un telescopio modesto puede hacer grandes contribuciones en la búsqueda de planetas," dijo Guillermo Torres, del centro de astrofísica de la Universidad de Harvard.
El equipo que descubrió al TrEs-1 incluye a científicos del Instituto de Astrofísica de Islas Canarias, España, del Centro Nacional de Investigación Atmosférica, del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, del Observatorio Lowell y del Instituto de Tecnología de California.
Para mayor información puede consultarse la dirección cibernética http://www.cfa.harvard.edu/ .
ASTEROIDE TOUTATIS, CERCA DE LA TIERRA PERO SIN PELIGRO
por Antonio Sánchez Ibarra

El sábado 29 de septiembre, el asteroide 4179 "Toutatis", estará próximo a nuestro planeta pero a una distancia de 1,555,840 km. sin representar peligro alguno para la Tierra.
Toutatis, bautizado así en honor al dios galo protector de la tribu, fue descubierto por C. Pollas apenas en 1989 y lleva el número 4179 por el orden de descubrimientos de asteroides. Sus dimensiones son de 4.6 X 2.4 X 1.9 km. siendo parecido a una "patata", de acuerdo a imágenes logradas a través de observaciones con radar realizadas en 1992 cuando se aproximó a 3.6 millones de km. de la Tierra.
La rotación de este asteroide es muy caótica, teniendo dos tipos de movimiento con períodos de 5.4 y 7.3 días. La combinación de estos movimientos ocasiona que Toutatis no tenga un polo norte geográfico fijo, sino desplazable en una curva a lo largo de 5.4 días.
Su órbita alrededor del Sol la completa en 3.98 años y la aproximación que tendrá con la Tierra el 29 de septiembre es la menor de un asteroide conocido de la fecha presente hasta el año 2007. Esa distancia de aproximación equivale a cuatro veces la distancia de la Tierra a la Luna.
Sin embargo, Toutatis no marcará ningún record de aproximación de un asteroide a la Tierra. El mayor acercamiento de un cuerpo de este tipo a nuestro planeta ocurrió el 18 de marzo del presente año, cuando un asteroide desconocido y bautizado como 2004 FH, se aproximó a sólo 43,000 km de la Tierra. Incluso este acercamiento no representó peligro para nuestro planeta.
Por lo tanto, cualquier versión a alerta en cuanto a peligro por el acercamiento de Toutatis, es rotundamente falsa.
El Laboratorio de Propulsión a Chorro de NASA (Jet Propulsion Laboratory), mantiene un programa conocido como NEO por sus siglas en inglés (Near Earth Objet program). Este grupo de científicos comandados por el prestigiado astrónomo Donald Yeomans, mantiene una actualización de las órbitas de asteroides conocidos o recientemente descubiertos, para determinar el nivel de riesgo ante aproximaciones a nuestro planeta, siendo la fuente más seria respecto a este tipo de riesgo cósmico.
En su pagina de aproximaciones cercanas, NEO mantiene actualizado un listado de asteroides que se aproximarán a la Tierra en un futuro inmediato. Muy importante en este listado son las columnas "Miss distance (AU)" y "Miss distance (LD)". La primera marca la distancia mínima de aproximación del asteroide en Unidades Astronómicas (la AU es igual a 149,000,000 de km.); la segunda indica esa aproximación en veces la distancia de la Tierra a la Luna (384,000 km.).
Tal recurso en Internet, permite a las personas interesadas o temerosas con esta temática, el despejar sus dudas y no ser presas del sensacionalismo. http://cosmos.astro.uson.mx/notas/040824.htm

miércoles, agosto 11, 2004

BOLETÍN ASTRONÓMICO 2004-08-09
LAS PERSÉIDAS
PREGUNTAS Y RESPUESTAS


(La presente es reproduccion "casi" integra del boletin que envia nuestro colega divulgador Pablo Lonnie Pacheco, de la Soc. Astronómica del Planetario Alfa de Monterrey, N.L. Por su interesante contenido aqui lo publico).

Imagina que te desplazas por el espacio interplanetario, viajando a más de 100,000 km. por hora. El viaje parece tranquilo –y hasta aburrido– pero no te has percatado de que un objeto se acerca a ti, silenciosamente, desde el noreste. Un cálculo rápido te indicaría que tu “nuevo” compañero de viaje parece dirigirse hacia el sur de Sagittarius... Hay problemas. El resplandor del Sol no te permite ver que el proyectil y tu nave están en ruta de colisión. Sigilosamente, el objeto se cruza en tu camino a más de 150,000 km/hora y en una fracción de segundo chocan casi de frente. Se produce una explosión que alcanza una temperatura cercana a la de la superficie solar. Tu rival se ha pulverizado: menos mal que tu nave posee un denso escudo protector. Tú estás ileso. Tu nave es la Tierra y el intruso era un minúsculo grano de arena que se ha incinerado 100 km arriba de tu cabeza. Ahora, deja de imaginar cosas y sal a ver cómo acontece en la vida real, puesto que esta colisión se repetirá cientos de veces las primeras horas del jueves 12 de agosto (noche del miércoles) cuando los fragmentos del cometa Swift-Tuttle se impacten contra la Tierra.


CUESTIONARIO SOBRE LAS PERSEIDAS
(MAS BIEN PARECE INTERROGATORIO, PERO ESPERO QUE LO DISFRUTEN)

¿Qué es una lluvia de estrellas?
Una lluvia de estrellas es una abundancia de meteoros (o estrellas fugaces) que supera a la cantidad que se puede ver en una fecha típica.

¿Qué es una estrella fugaz?
El nombre correcto es meteoro. El meteoro es el fenómeno luminoso que se observa cuando una partícula interplanetaria atraviesa nuestra atmósfera. El objeto que se consume durante el meteoro se llama meteoroide y si llegara a sobrevivir un fragmento hasta su impacto en el suelo, ya no se llama meteoroide, sino meteorito.

¿Dónde se originan los meteoroides?
Las partículas provienen de los cometas y de los asteroides. El impacto sobre un asteroide o el paso de un cometa cerca del Sol, libera muchas partículas, y éstas continúan desplazándose en la órbita de su progenitor. Si en algún punto de su trayectoria el cometa, o el asteroide, cruza a la órbita de la Tierra, seguramente sus fragmentos se precipitarán a nuestra atmósfera produciendo una lluvia de estrellas. La ráfaga de partículas se llama “torrente de meteoroides”.

¿De qué cometa provienen las Perséidas?
Las perséidas se relacionan con el cometa Swift-Tuttle, descubierto en 1862. El vínculo entre la lluvia de estrellas y el cometa fue descubierto por Giovanni Schiaparelli entre 1864 y 1866. Este cometa tiene un período de 135 años. La última visita de este cometa a los barrios internos del Sistema Solar fue en 1992.

¿Qué es un cometa?
Los cometas son pequeños cuerpos de hielo y polvo que orbitan al Sol igual que los planetas, sólo que sus órbitas están muy extendidas y usualmente se encuentran mucho más allá de Plutón. Reciben muy poca luz de Sol, de modo que están congelados (básicamente hielo de agua y de dióxido de carbono).

Uno que otro cometa tiene una órbita muy excéntrica que le obliga a realizar pases cercanos al Sol y cada vez que un cometa se acerca al Astro Rey sufre una devastadora erosión a causa de su radiación. El material desprendido es entonces disperso a lo largo de la órbita del cometa y poco a poco la trayectoria del cometa se va “ensuciando” con este material. El polvo no está suspendido, también orbita al Sol, moviéndose constantemente, este es el “torrente de meteoroides”.

¿Porqué se llama Perséidas a esta lluvia de meteoros?
Se llaman perséidas porque si todas fueran trazadas con líneas imaginarias hacia su origen, coincidirían en un punto en la constelación de Perseus. Ese punto imaginario se llama radiante. Si el radiante se encontrara en Orión, se llamarían Oriónidas. Pero no te engañes, el hecho de que se “originen” en Perseus no significa que se vean sólo en esta constelación. De hecho si uno busca Perséidas en Perseus, se verán muy cortitas a causa de la perspectiva (las estás viendo de frente). Las Perséidas se ven mejor a 90° del radiante.

¿Desde cuándo se conocen las Perséidas?
El primer registro de una lluvia de estrellas sucedió en agosto del año 36 d.C. Para muchos resultó evidente que agosto era buen mes para observar estrellas fugaces, no más. Fue hasta 1835 que se identificó como un fenómeno periódico que parecía “brotar” de Perseo

¿Por qué se conocen las Perséidas como las lágrimas de San Lorenzo? ¿Quién fue San Lorenzo?
San Lorenzo vivió en el siglo III, fue el archidiácono responsable de “salvaguardar los tesoros de la Iglesia”. En el año 258, el emperador romano Valeriano decapitó al Papa Sixto II y ordenó a San Lorenzo que se presentara con el tesoro de la Iglesia, para ser confiscado. Lorenzo se presentó el 10 de agosto ante el Emperador, seguido por una multitud de indigentes, ciegos, leprosos, huérfanos y enfermos. –Ése, dijo San Lorenzo, era el tesoro de la Iglesia. San Lorenzo fue ejecutado y fue cocinado (literalmente –a la parrilla–) vivo el 10 de agosto del año 258. Existen motivos para pensar que San Lorenzo fue decapitado y que el episodio de la parilla es producto de la tradición. Días después de la ejecución, en el cielo se vieron “las ardientes lágrimas de San Lorenzo”. Desde entonces San Lorenzo es considerado el patrono de los pobres, los bibliotecarios (por los libros que se salvaron) y –aunque irónico– de los cocineros.

¿Por qué se encienden los meteoroides?
Los meteoroides viajan a gran velocidad, que el aire frente a ellos se aplasta y comprime muchísimo, alcanzando altas temperaturas, incinerando al meteoroide y trazando una estela luminosa de muy corta duración.

¿Es posible ver meteoros explosivos?
Sí, se les llama bólidos. Bólido es el nombre que recibe un meteoro muy brillante. A veces los bólidos arrojan chispas y frecuentemente dejan una estela luminosa que dura desde 1 segundo hasta más de 1 minuto.

¿Qué esperan ver los astrónomos esa noche?
En las condiciones más favorables de cielo despejado y lejos de la ciudad, un individuo puede llegar a observar entre 60 y 120 meteoros en la hora de mayor actividad.

¿Existe el riesgo de ser impactado por un meteorito?
Difícilmente. La inmensa mayoría de los meteoros son producidos por granos de arena muy finos. Cada meteoroide podría pasar desapercibido en la palma de la mano. Son muy pequeños. Es más fácil recibir un balazo que un meteoroidazo. Aún los aviones, que vuelan a gran altura, están a salvo, pues virtualmente todos los meteoros se consumen a 100 km sobre la superficie de la Tierra, muy por encima de la altura de vuelo. Por otro lado, los satélites artificiales son expuestos a un bombardeo que les deja la piel “curtida” con cientos de microimpactos inofensivos.

¿Cuántas lluvias de meteoros hay al año?
Se conocen alrededor de un centenar de lluvias de meteoros, pero la mayoría son muy modestas y algunas acontecen a la luz del día, por lo que sólo se captan por radio. En general, se puede hablar de alrededor de una docena de lluvias de estrellas al año, a las cuales vale la pena estar atento.

¿Cuánto dura la lluvia de meteoros?
La lluvia de meteoros dura varias semanas. La actividad se incrementa poco a poco y súbitamente se intensifica en un período de pocas horas, llamado “pico”, para luego decaer rápidamente y extinguirse en el transcurso de los siguientes días. Durante el pico, la Tierra está atravesando al torrente de meteoroides en su porción más densa.

¿Cuando se verá la lluvia de estrellas?
Existen discrepancias respecto a la hora y el lugar más favorecido para recibir la porción más densa del torrente de meteoroides, sin embargo, la mayoría coincide en señalar que las mejores condiciones de observación son para la noche del miércoles 11 de agosto y la madrugada del jueves 12 de agosto.

¿Cada cuándo aparecen las Perséidas?
Aunque el cometa ya “se fue” hace 12 años, las partículas que ha desprendido por miles de años continúan desplazándose a lo largo de su órbita, y como la Tierra atraviesa la órbita del cometa una vez al año, la lluvia de estrellas Perséidas es un fenómeno periódico, de frecuencia anual.

¿Desde cuándo es posible ver Perséidas y hasta cuándo?
Desde julio 23 hasta agosto 22, con lo más intenso la madrugada del jueves 12 de agosto.

¿A qué hora es posible verlas mejor?
Alrededor de las 10 de la noche del miércoles, se verán estrellas fugaces muy largas y tal vez, rojizas. Éstas están rozando la atmósfera. Les llaman meteoros rasantes. Después de la medianoche se incrementa la actividad, y es posible que entre las 2 y las 3 de la mañana (madrugada del jueves) se observe la actividad más intensa. Si les quedan ganas, pueden aguantar hasta las 6 de la mañana, cuando algunos predicen que habrá un incremento súbito.

¿Cuál es el mejor lugar para observar las Perséidas?
No, no en el Observatorio Astronómico del Planetario Alfa. Es recomendable salir al campo hacia un lugar muy oscuro, donde no sean visibles luces artificiales. No se debe encender fogata ni encender luces o linternas de luz blanca. Las linternas filtradas en rojo favorecen a la adaptación de la oscuridad. Ahora bien, el mejor, mejor, MEJOR lugar para observarlas, parece ser que será Asia y Europa, pues existe la posibilidad de que las arenas desprendidas por el cometa Swift-Tuttle en 1862 (el año de su descubrimiento) estén aún concentradas en un denso filamento que habrá de “tocar” la Tierra sobre estos continentes, produciendo una mini-tormenta de 200 a 1000 meteoros por hora. En el siguiente boletín ya les platicaré como vi las Perséidas desde Sri Lanka*.

¿Hacia qué lado del cielo se ven las Perséidas, qué referencia tomar?
Se ven en cualquier parte del cielo. Lo más recomendable es dirigir la mirada hacia arriba y que lo único que haya en nuestro campo de visión sean estrellas. Ver hacia el horizonte o debajo del horizonte es un desperdicio de observación. Es muy recomendable llevar un catre, bolsa de dormir o silla plegadiza con respaldo inclinado, como las sillas de playa o alberca. Si te pasas parado viendo para arriba, al rato sentirás los efectos de una terrible tortícolis.

* Sri Lanka (no se crean, es broma)

¿Qué equipo se necesita para ver las Perséidas?
La lluvia de meteoros es visible a simple vista, pero se recomienda llevar binoculares para observar los rastros iluminados humeantes, que son muy bellos.

Quiero fotografiar algunas Perséidas. ¿Qué me recomiendan hacer?
Se requiere poner una cámara Reflex (profesional, de lente intercambiable) sobre un tripié, un lente de 28, 45 o 50 mm y utilizar un disparador de cable. Utiliza película rápida (sensible) es decir, ISO 400, 800 ó 1600, prefiriendo ésta última. Abre completamente la apertura del lente (f/1.2, f/1.8 ó f/2.8, según lo permita la unidad. El valor más pequeño es el más recomendable). Escoge un sitio muy oscuro, que no se exponga al paso de vehículos y haz tomas hacia el Norte de 30 a 40 minutos, procurando que salga la estrella Polar. Las estrellas normales dibujarán trazos en forma de arco, los meteoros serán rectilíneos. Es importante solicitar en el laboratorio fotográfico QUE NO CORTEN EL NEGATIVO, y que impriman todas las fotos, sin importar que salgan oscuras. (Por inexperiencia, suelen descartarlas) No hay manera de garantizar resultados, por que nunca se sabe por dónde pasará un meteoro, pero entre más fotografías tomes, mayores serán tus oportunidades de captar una –o varias– Perséidas.

¿Por qué ahora dicen que son mejores las Pérseidas que las Leónidas? (¿Acaso son rivales? Je-Je)
Cada año las condiciones cambian. Si el cometa que produce la lluvia de estrellas está relativamente cerca, aumenta la probabilidad de una lluvia de estrellas abundante. Si la Luna no estorba a la observación (Luna Llena o Cuarto Menguante) se podrá ver mucho mejor el fenómeno. A veces la lluvia de estrellas es muy buena, ¡pero la Luna la opaca por completo! En este año la Luna no será un obstáculo para disfrutar a las Perséidas.

¿Qué distingue a las Perséidas de otras lluvias de meteoros?
Las Perséidas se distinguen por su alta velocidad, impactándose a 72 kilómetros por segundo (km/s), breve duración (2/10 de segundo, típicamente) y una hermosa coloración verde azulada. Frecuentemente dejan rastro luminoso.

Recomendaciones
La Luna sale a las 4:30 de la mañana (el jueves) y será una delgada uña, por lo que su obstrucción será poca. Aún así evita voltear hacia ella y menos aún verla por telescopio. Eso reduciría la cantidad de meteoros que tus ojos puedan contemplar.
No debes encender fogata ni luces o linternas de luz blanca. Las linternas filtradas en rojo favorecen a la adaptación de la oscuridad.
Lleva ropa abrigadora y café caliente para evitar enfriarte.
Una silla plegadiza con respaldo inclinado o un simple catre, permitirán observar con comodidad.

¿Por qué no debemos perdernos este espectáculo?
La lluvia de meteoros Perséidas es la más antigua en ser reconocida y es un fenómeno único en el año. (En 2003 la observación de las Perséidas se vio perjudicada por una Luna Llena) La sorpresa, admiración y gusto que despierta la observación de este fugaz espectáculo es único. Además, es de los pocos fenómenos celestes que se pueden contemplar en toda su belleza a simple vista, sin tener que hacer un viaje especial o sin tener que recurrir a equipo costoso para su registro.

Que tengan un excelente cielo despejado.

Pablo Lonnie Pacheco Railey
www.astronomos.org
pablolonnie@yahoo.com.mx
Sociedad Astronómica del Planetario Alfa
Presidente