martes, diciembre 14, 2004

Vulcanismo o impacto reciente en Quaoar?

El objeto del Cinturón de Kuiper conocido como Quaoar muestra claros signos de haber sufrido recientemente una colisión o quizás de sufrir algún tipo de actividad volcánica, según declararon ayer un equipo de astrónomos. Si esto es cierto sería el primer objeto diferente a un planeta o una luna que presenta este tipo de actividad. Tan sólo la Tierra, Marte y la luna Io poseen volcanes.
Como se sabe, Quaoar reside en el Cinturón de Kuiper, una región de objetos helados más allá de la órbita de Neptuno. Los astrónomos creen que la mayoría de los KBO (Kuiper Belt Objects) están intactos desde la formación del Sistema Solar y que son cometas que no han realizado jamás un vuelo cercano a nuestro Sol e incluso planetas que no llegaron a crecer lo suficiente. Quaoar mide 1.260 Km. de diámetro Los KBO están compuestos de rocas, hielo de agua y otros compuestos químicos congelados. Hasta el día de hoy se han encontrado cientos de estos cuerpos, pero están demasiado lejos y son demasiado pequeños como para ser estudiados en detalle. Tanto es así que tan sólo se ha detectado hielo de agua en unos pocos de ellos.


El nuevo estudio liderado por David Jewitt de la Universidad de Hawai ha salido en la revista Nature del 9 de diciembre. Jewitt y un colega han encontrado trazas de hidrato de amoniaco y cristales de agua helada en la superficie de este cuerpo. Ambas sustancias son destruidas en unos pocos millones de años por la radiación de las partículas del espacio, lo que es un corto periodo de tiempo en comparación con la edad del Sistema Solar de unos 4.600 millones de años.
”Hemos concluido que Quaoar ha cambiado su superficie recientemente, bien debido a la exposición de nuevo material debido a un impacto, o bien debido a la expulsión de gases en un proceso de criovulcanismo, o tal vez por la combinación de ambos.”, ha declarado Jewitt.
La conclusión no es definitiva pero sin embargo no deja de ser intrigante. Estando tan lejos del Sol, los KBO no están lo suficientemente ‘cálidos’ como para formar cristales de hielo sin que ocurran eventos poco usuales. El agua de hielo que aparece en cuerpos tan fríos tiene forma amorfa, en lugar de tener una estructura altamente coordinada como es el caso de los cristales. Para que se formen, el agua debe ser ‘calentada’ al menos hasta los -279,7ºF (100ºK ó -173ºC). Y el espacio a esa distancia del Sol es mucho más frío que eso.
La temperatura exacta requerida no es conocida y podría no ser la misma en los experimentos de laboratorio que en el espacio, sin embargo podríamos estar viendo evidencias de procesos planetarios como el vulcanismo en estos cuerpos”, dijo Stevenson que aunque no ha participado en el proyecto, ha escrito una revisión del informe para la revista.
La presencia de amoniaco hidratado es menos convincente según Stevenson, pero destaca que basándose en las teorías, Quaoar podría tener algo de amoniaco en el interior. Según el, una mezcla de hielo y amoniaco en las profundidades podría ser menos denso que el resto del objeto. Esto provocaría que ascendiese a la superficie y formara un fluido que rellenara las grietas que pudieran aparecer, de forma similar al vulcanismo basáltico de la Tierra. Ambos concluyen qe serán necesarias más observaciones en el futuro.

Noticia original Space.com
Traduccion: Salvador Aguirre (AstroMexico)

No hay comentarios.: