martes, noviembre 23, 2004

"La Guerra de los Mundos".

" De día estamos tan ocupados en nuestros pobres asuntos, que nos parece imposible que alguien, allá arriba, vigile nuestros pasos y, laborioso y metódico, planee la conquista del planeta Tierra. Sólo la noche es capaz, con su oscuridad y su silencio, de crear las condiciones para que los marcianos, los selenitas y demás seres que habitan el universo, tengan cabida en nuestra imaginación. "

Este solo es uno de los fragmentos iniciales de una de las novelas que leí con gran interes cuando era niño. Se trata de "La Guerra de los Mundos" de H.G. Wells. Fue en un tiempo donde empezaba a nacer mi gusto por la literatura. Mi papá me compro un par de novelas que brugera editó como biblioteca de literatura juvenil, y al ver que los titulos eran sumamente interesante me fui a la tienda de autoservicio a comprar más titulos relacionados con ciencia ficcion, aventuras y humor. Alli fueron mis primeros contactos con dos grandes precursores de la ciencia ficción: Julio Verne y H.G. Wells. La novela de Wells era fascinante. En una epoca en que los humanos consideraban muy probable la existencia de vida en Marte, Wells puso en el planeta rojo una civilizacion empeñada en conquistar nuestro planeta mediante el envio de grandes cilindros metalicos en cuyo interior albergaba a marcianos feísimos y llenos de tentaculos que convertían su rustico vehiculo interplanetario en una maquina de guerra que lanzaba rayos caloricos.

La sensacion de como la humanidad, con su tecnologia de finales del siglo XIX, es derrotada por las maquinas marcianas era angustiante. Los terrestres estaban al borde de la extinción, pero un "giro de tuerca" genial que agrega Wells hacia el final de la novela termina derrotando a los marcianos (no voy a contar el final porque seguro algunos no lo han leido).

Por si no lo sabian, esta novela fue publicada "en entregas" en algunos diarios de los Estados Unidos a inicios del siglo XX, y uno de aquellos niños que lo leyeron con interes fue Robert Goddard. Con el tiempo, Goddard se pondria como meta construir un cohete para viajar a Marte. Gracias a ese proposito, Goddard se convirtió en uno de los precursores de la astronáutica. En la actualidad hemos llegado a la Luna y visitado con robots otros planetas gracias a su empeño. Incluso uno de los Centros de la NASA lleva su nombre.

Hacia la decada de los treintas, un grupo de teatro que realizaba representaciones dramáticas por medio de la radio, decidió realizar una representacion radiofónica de "La Guerra de los Mundos" de H.G. Wells. Lidereando el llamado "Teatro Mercury" estaba Orson Wells, quien presento la obra con un giro interesante: lo presento como un docu-drama ambientado en el mismisimo Nueva York. Cuando la emisión se transmitió, era tal su realismo que muchisima gente creyo que, efectivamente, los marcianos estaban invadiento Nueva York y New Jersey. Como nunca antes, la humanidad entro en histeria producto de una emisión de radio. Alli empezó la fama de Orson Wells.

Con sorpresa me he encontrado una pagina donde puede uno escuchar en linea o descargar las grabaciones de diversas obras interpretadas por el Teatro Mercury. Entre ellas se encuentra por supuesto "La Guerra de los Mundos". Visiten la pagina: http://www.unknown.nu/mercury/ y seleccionen el formato que más les resulte conveniente para escuchar tan historico docudrama. Tambien hay otras obras como "Dracula", "El Conde de Montecristo", "El Increible Sherlock Holmes" y muchos más. Y para aquellos que quieran leer el guión radiofonico de la "Guerra de los Mundos", lo tienen a su disposicion en mi pagina Mega-Cosmos ( http://www.mega-cosmos.com/invasion.html ) . Tambien no olvidemos que se hizo una pelicula basada en la novela de H.G. Wells y con efectos de George Pal que actualmente se consigue en DVD. Y dentro de poco Hollywood realizara una nueva versión de dicha pelicula con la direccion de Steven Spielberg y la actuación de Tom Cruise.

Finalmente, si no han leido la novela de H.G. Wells, aqui la pueden decargar.


No hay comentarios.: